sábado, 21 de enero de 2012

El pueblo que Dios elige


En Sueño Profético decían:

El pueblo que Dios elige debía estar en oración de gracias. Si este pueblo pensara que tiene la Palabra de Dios Vivo –y esto a diario–, el que lejos estuviera del Profeta, sin medios para el transporte, éste será disculpado. Pero hay quien no necesita el transporte, sino abrir los oídos. Aquí la clasificación es fácil: Amar, decir que ama, o mover la lengua insultando al Portavoz.

Desperté, oí:

Analiza lo que es Portavoz y pide Perdón a mi Padre.

Si ofendes al Profeta, no digas que en Dios crees.

Si crees en Mí, crees en mi Padre, porque mi Padre Me mandó a Mí.

Y si crees en Mí, tú ya conoces a mi Padre, porque mi Padre no existe sin Mí, ni Yo existo sin mi Padre.



***

Libro 7 - Investigaciones a La Verdad - Tomo I - Pag. 107