domingo, 8 de enero de 2012

Falta de Amor, falta de sed - Libro 5 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo I - Pag. 27-28-29-30


En Sueño Profético hablaban del que vive ahí y Aquí.

Decía Agustín:

Si el hombre aceptara la Comunicación de Dios, podía siempre tener un estudio vivo de la Palabra de Dios.

El hombre, después de no tener la Fuente Divina, empieza a analizar el agua que esta Fuente embotelló. Como el agua continúa viéndose es de Aquí, entonces acepta el hombre.

Es pregunta sin respuesta:

¿Por qué el hombre no analiza el agua de dónde la ve caer?

Yo voy a dar la respuesta:

Falta de Amor, falta de sed.

Si el hombre con Amor preguntara
y siguiera este Arrobo,
vería sufrir esta materia
que Dios coge de Lugar.

Yo, había veces que en el Arrobo
no sabía si podría explicar
los síntomas que notaba:

Hubo veces que la muerte
la sentí en la materia,
y luchar el espíritu
por no volver más a ella.

Éstos son momentos grandes
de sufrir, de Amor, de pena,
de no querer más volver
a las cosas de la Tierra,
y luego, cuando ya estás en ella,
un temor con repeluzno
te hace caer en la cuenta:
¡Si este arrobo no quiere,
yo no vuelvo a la Tierra!

De pronto dices: ¡Dios mío!,
mándame lo que Tú quieras,
que no vuelva yo a pecar,
que siga mi carne muerta.

Esto te pones a pensar,
y te coges la cabeza
por si te fuera a estallar.

Desperté, oí:

Cada vez que hay Arrobo,
puedes decir: ¡Estoy muerto!

No sabes el describir
los síntomas que tú sientes,
ni lo que notas Aquí.

Yo me pasaba las horas
pensando en Dios del Cielo.

Había veces que lloraba
del mismo remordimiento,
y ver lo que hacía esta Gloria
por llevarme Dios al Cielo.

¡No era un pecador oculto!
¡No era un pecador en silencio!

Era un pecador que peca,
que todos lo estaban viendo.

Que yo tendría la culpa
de arrastrar a hombres buenos.

Aquél que tiene el éxtasis,
más veces Aquí ven muerto.

Que estudie el hombre el Arrobo
y verá que no es un cuento.

AGUSTÍN DE MÓNICA


***
VIDEO de este Mensaje LEIDO por ANA GARCÍA DE CUENCA