sábado, 28 de enero de 2012

Todo el bien que puedas hacer, debes de hacerlo hoy


En este Sueño Profético decían:

El hombre, con facilidad, dice: mañana haré tal o cual cosa, sin pensar que el mañana para él no puede existir.

El hombre, todo el bien que pueda hacer, debe de hacerlo hoy. El mal es el que debe dejar para mañana, y si mañana aún vive tu materia, pide perdón a Dios por lo que ibas a hacer, y gracias da muchas a Dios porque ayer no lo hiciste. Pero cuando tu actuación sea para la Gloria de Dios y bien para el Prójimo, tu actuación sea veloz.

Desperté, oí:

Dios es lo Primero y Dios es lo Último.

Dios es lo Primero, porque su Espíritu es el que le da vida a tu materia.

Y Dios es lo Último, porque al dejar tu materia tienes que ir con Dios o a sitio sin Dios.

Que este sitio no es de Dios, pero es permitido por Dios.

Lugar que tan sólo Dios podría hacer su destrucción.

Destrucción que el hombre no quiere.

Y Dios, por ser Dios, no destruye.


***

Libro 1 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo I - Pag. 225-226