miércoles, 22 de febrero de 2012

Que tu espíritu haga lo mismo que los de esta Gloria


En Sueño Profético decían:

Si quieres saber si amas a Dios, ten amistad con el que Dios se comunica, y en cada hecho que haga, piensa si tú lo harías igual, y si tus reacciones serían las mismas en el momento de desmentirte, guardar silencio a los insultos del hombre, borrar con facilidad el mal que te hayan hecho, cambiar tu bien por el mal recibido.

El que Dios se comunica, es su Amor tan grande a este Dios, que junta el mal que le hacen al bien que él quiere hacerle a Dios, que ya no ve mal.

Si tú haces esto, tú amas a Dios sin medida, tú Lo amas y puedes enseñar a que amen.

Dios, cuando trae Aquí a un espíritu, es porque este espíritu vive ahí la Paz, y Dios lo entra normal Aquí en la Gloria, y normal Dios habla en esta carne.

Esta Vivienda en la que Dios vive cuando tiene que hablarle al hombre, ya se ofreció para que Dios viviera en ella, ofrecimiento que Dios sabía, pero ella no.

El que Dios le habla, antes ha tenido su espíritu contacto con la Gloria. Este espíritu ha estado en el Prójimo; ha practicado la Paciencia, el Perdón y ha sufrido por el pecador. Esto a Dios agrada, pero cuando tú lo haces sin saber vas a ser cogido como Vivienda.

Desperté, oí:

Haciendo tu espíritu lo mismo que los de esta Gloria, Dios vive Aquí y en tu espíritu.

Vivir "con" tu espíritu, no es vivir "en" tu espíritu.

Al vivir con tu espíritu, te deja Libertad. Al vivir en tu espíritu, te deja sin voluntad ni mando.

A Dios enfada el que duda aquí ponga.

Dios hace sencilla su Comunicación, para que acepte el hombre.


***

Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag. 159-160