lunes, 12 de marzo de 2012

Enseñanza de espíritu a espíritu


En Sueño Profético vi mucha gente, y uno dijo:

Nosotros vivimos Vida Eterna. Nosotros quisimos Gloria.

Desapareció esta estampa, que Dios Padre quiso hacer materia para el momento de la visión del Elegido, y ya era oír sin visión.

Decían:

Esta visión puede ser hecha en el mundo material, que ya es visión a espíritu y materia. Aquí es de espíritu a espíritu. De espíritu a espíritu con materia, no puede ser la Enseñanza como de espíritu a espíritu. Esto es Arrobo, Fuerza de Dios, que manda salga el espíritu de la carne para venir a esta Gloria; y Fuerza de Dios que queda dando guardia a la materia para que el hombre no vea muerte, hasta que Dios deje este espíritu sin retorno.

Las enseñanzas del espíritu, son las mayores, en Sueños. Éstas son las más grandes, las más duraderas.

Espíritu y materia no podrían recibir tanta Comunicación, tendría que haber un largo intervalo y una separación de este Elegido de todo lo material, y con todo, no podría ser esta Enseñanza. Esto es sin voluntad del espíritu. Aquí sólo viene Amor.

Desperté, oí:

Otra actuación diferente es cuando escribe el Dictado.

Aquí ya manda Inteligencia a la materia y el espíritu se aparta.

Se aparta porque aprendió y ahora Dios le manda a la materia que escriba para que quede Enseñanza.

Éste es grado menor de la anterior Enseñanza.

Esto manda Dios que escriba,
como manda a la montaña,
o como manda a la nube
cuando nube el sol tapa.

Esto es un Mando de Dios,
para que siga Enseñanza.

Pues no podría decir:
¡En la Gloria esto me pasa!

Diría palabras últimas
donde primeras estaban.

Contaría los Arrobos
con síntomas que notara,
pero Enseñanza de espíritu,
nadie enseñado quedaba.

Sería Arrobo sólo,
para el gozo de un alma.

Y así quedarán los Libros
como Palabras Sagradas.

Como Libros que dictó
el Mismo que el Padre Nuestro
a los hombres les enseñó.


***

Libro 2 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo II - Pag. 36-37