lunes, 5 de marzo de 2012

¿Para qué sirve el Profeta?


En Sueño Profético me decían:

Hoy respondemos a esta pregunta que el hombre hace algunas veces: “¿Para qué sirve el que Dios elige para que lleve la Palabra de Dios?”:

En primer lugar, para que los espíritus que Dios permite que estén unidos a la materia, al soltar la materia, tengan su retorno a la Gloria de Dios. Si esto Dios no lo hace continuamente, el mundo no sabía si había Dios y, por consiguiente, el mundo no existía. Todo lo que la materia sabe, es enseñado por el espíritu. La carne es torpe y sin movimiento, una vez que cuando el espíritu suelta la carne, esta carne queda muerta en unión de un despojo más. El hombre, su preocupación, es preparar la materia para el mañana, sin pensar que cuando llega el mañana, el espíritu abandona la materia, y entonces vive la enseñanza que tuvo cuando estuvo unido a la materia: con Dios o sin Dios. Para esto es el Profeta, para servir a cuanto Dios diga: “Ve en mi Nombre y di mi Mensaje”.

Desperté, oí:

Profeta no es nada. Sería más conocido por “Lugar que Dios elige para predicar”.


***

Libro 7 - Investigaciones a La Verdad - Tomo I - Pag. 46-47