sábado, 7 de abril de 2012

La duda te aparta de Dios y del Profeta


En Sueño Profético decían:

Si buscas, ya quieres. Y si quieres, ¿por qué no buscas?

El que ama la verdad, rechaza la mentira, aunque ésta sea presentada en estuche.

Hay quien cree que engaña a Dios cuando dice que Lo ama.

La duda te aparta del Profeta y, por consiguiente, te aparta de Dios.

Cuando se ama, no hay duda.

Desperté, oí:

El Amor de Dios es tan fuerte, que lo imposible lo ves fácil.

La duda debe ser empleada ante el peligro.

La amistad del Profeta es recoger un fruto del árbol que han apaleado.


***

Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag. 263