martes, 22 de mayo de 2012

“AMARÁS A DIOS ANTES QUE A TODAS LAS COSAS”.

En Sueño Profético decían:

El que tiene contacto con el Profeta, ya le da Dios un privilegio. Pero este contacto tiene que ser cada día más íntimo y más deseado, con un propósito de imitación al Profeta.

Al Profeta le son precisos sus discípulos. Dios Hijo y Profeta, los tuvo.

A Dios le gusta más que tú te ofrezcas, que Él te mande.

Lo que a Dios le agrada, esto todos lo saben.

Desperté, oí:

El que es malo, no es que es malo, es lo malo que hace.

La Enseñanza del espíritu es imprescindible para la Vida Eterna.

Si en lo material no educaran y enseñaran a la carne, habría más crímenes que personas.

Esta educación es admitida después de la del espíritu, una vez que la carne acaba y el espíritu continúa.

Si crees en Dios, aparta la carne y sigue al espíritu.

Escrito está: “Amarás a Dios antes que a todas las cosas”.


***

Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag. 109-110