jueves, 24 de mayo de 2012

No sería Dios, sería un dictador

En Sueño Profético decían:

El espíritu de Dios necesita el recato como el guerrero la lanza. El Infierno lo tiene todo el que no quiere estar con Dios. Con Dios hay sufrimientos, y esto es participar de su banquete. En su Última Cena estuvieron los más preferidos, y quiso enterarlos y que participaran de su sufrimiento. Esto fue lo más grande de su Vida Pública: saber que Lo perdían, o sea, la Despedida.

Desperté, oí:

¿Cómo poder pasar sin Él?: esto es la Gloria. Y no querer estar con Él: es el Infierno.

Muchos dicen: “¿cómo Dios consiente que se condenen una eternidad?”. Esto lo dice el hombre que Amor no siente.

El que ama, contesta: “Si no lo dejara, no era Dios, era un dictador”.


***

Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 224