sábado, 23 de junio de 2012

Todo es posible, si es de Dios y no del hombre

En Sueño Profético decían:

“Éstos que hablan fueron Profetas antes de bajar Dios a la Tierra”.

Hablaban con fuerza y con desprecio hacia el hombre. Comparaban el hombre que ama con deseos de saber y el que no quiere oír de Dios; el hombre que creyó a los Profetas y el que los persiguió.

El que los creyó, todo lo veía claro. El que los desmentía, todo era oscuridad, todo era poner dificultades para no aceptar lo que Dios Padre quería que saliera de nuestras lenguas, porque inteligencia y espíritu era Dios.

Dijo uno:

Dios siempre hará cosas nuevas para el hombre. El hombre, después de ver que Dios se hizo Hombre, ya no debía de dudar de lo que Dios hiciera. Si el hombre pensara en estas palabras que dice: “Dios no puede hablar todos los días”, estas palabras son mal dichas, y ya, al decirlas, te retiras de Dios. Dios no puede dejar cerca de Él el que a Dios desmienta. Dios no puede amar al que le vede el Dios. Dios no busca al que guerra le forma, porque ya duda de Dios.

No hay cosa más imposible que Dios nacer sin intervención de materia. Este Dios manda su Mando a la materia, que Él, desde el Cielo, hace su crecimiento a la carne, y se hace Dios Hombre Él mismo, sin dejar de ser Uno Solo. Un Solo Espíritu que queda Arriba, en su Gloria, y Carne que hace su crecimiento normal hasta su Nacimiento, que Él mismo se hace nacer hasta unir Espíritu con Materia, quedando Él de Dios en su Gloria a la vista de los espíritus que Allí vivían, y quedando de Hombre en la Tierra, donde lo vio de Hombre el que de hombre vivía.

¿Puede haber más Poder y más Misterio de los Hechos que Dios Padre puede hacer?

Si el hombre creyera en Dios, aunque no amara, no desmentía. Dios deja que hable el hombre, y a un hombre coge de Lugar para enseñar a que el hombre ame y Él no tenga que apartarlo de su Gloria.

Ésta es pregunta, y el hombre que dé respuesta: ¿Quién puede decir que Dios vivió antes de Hombre, de cuando Dios se hizo Hombre? Y ¿quién sabe si Dios, después de que el hombre lo matara, ha vuelto a vivir de Hombre? Pues que adapte su postura a decir: “Todo es posible, si es de Dios y no del hombre”.

Desperté, oí:

¡Grande Misterio de Dios
es la actuación de Dios al hombre!

Aquí dan contestación
los Profetas que anunciaron
que nace el Salvador:

Todos vieron a una Madre,
pero era un Sitio de Dios.

Tan sólo con estas frases
que escritas quedan aquí,
debía darles miedo
si no decían que sí.
                
Dios Poder y sólo Mando,
por siglos, siglos sin fin.


***

Libro 8 - Dios No Quiere, Permite - Tomo I - Pag. 24-25-26