miércoles, 20 de junio de 2012

Todo sale de esta nada

En Sueño Profético decían:

Quien no ha estado Aquí en la Gloria, no puede explicar Gloria. Aquí está la persona en espíritu. Aquí hay espíritu y no persona. Aquí no puedes decir "yo veo materia", pero sí puedes decir que ves al espíritu revestido con el traje que ya no existe. Aquí no palpas, pero sientes. El Amor de Dios te hace sentir gozo de Gloria. El Poder de Dios te hace ver lo que vieron y ya no ven. El que no vivió esto, por muy letrado que sea, por mucho que haya escuchado, no puede explicar el sentir que Dios Aquí a otro le haya dado. Esta Gloria es Poder de Dios, pero Poder con Mando.

Yo veía que andaban, pero con un andar raro, un andar sin poder yo bien explicarlo. Yo quería como orar, y en el momento de cruzar las manos, no sé..., pero quedaba en nada, y no me veía ya las manos. Yo sí decía mucho esto: "¿Cómo poder luego esto explicarlo para que me comprendan?". Pero esto lo decía yo sin voz.

Otra vez oía:

Esto es Reino de Dios, puerta cerrada para el hombre que vive sin querer esta Gloria, que vive carne de lobo, destrozándose él su espíritu. Este sentir de esta Gloria no puede explicar nadie, como no sea por Dios Aquí traído. El que hable de la Gloria sin venir, hablará de lo leído de otro que vino, resultando frío y faltando explicación que Dios deja para el que trae, sitio sin Tierra, sitio sin Sol, sitio sin carne, sitio con todo, por estar todo en Dios, que todo de este Dios sale.

Desperté, oí:

No debía de dudar el hombre
del que Dios a esta Gloria trae.

El Sentir es un Poder,
sin poder explicar nadie.

El Sentir siempre se ve
en la forma de expresarse.

Porque lo explica con vida
que espíritu da a la carne.

Porque lo explica este Dios,
para que el hombre al oír,
no pueda rectificarle.

Mensajes dichos en Gloria,
no pueden oír y copiarle.

Pueden copiar la Palabra,
dicha sin sentir
y sin continuación de Enseñanza.

Por eso al oír decir
"esto me ha pasado a mí",
tiene el hombre la pregunta,
diciendo: "¿cómo pasó?".

Y si le oye contar el Vivir,
Vivir de Gloria,
verá que dice verdad
en el vivir que le notas.

Esta Gloria que no hay nada,
todo sale de esta nada.


***

Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 174-175-176