martes, 5 de junio de 2012

Tu muerte ahí, es el principio de tu Vida Aquí

En Sueño Profético decían:

Si amas la Teología, no puedes quedar indiferente a esta Teología. Teología es hablar de Dios, temas de Dios. Y si tú amas a este Dios, tú reverencias su Dictado, Dictado que el hombre jamás puede igualar por ser Dios el que lo dicta, y sí puede aprender.

Desperté, oí:

Piensa que tu muerte ahí, es el principio de tu Vida Aquí.

Y que el permitir, termina ahí.

Dios permite tanto, que hay quien duda que hay Dios.

La existencia del hombre se apaga en el momento que se enciende.

Dios te ama tanto, que siempre está recordándote Gloria o condenación.

Pero el hombre ama tan poco, que no conoce el Lenguaje de Dios.

¡Este Dios que su Enseñanza es para que vivas con Él ahí, y tu espíritu, sin juzgar, venga Aquí!

De sabios y humildes está la Gloria llena.

Dios quiere la Humildad, y Él te da la Sabiduría.

Yo, Tomás de Aquino, antes que esta Teología llegue a la materia, ya la he reverenciado.


***

Libro 8 - Dios No Quiere, Permite - Tomo I - Pag. 229-230