lunes, 9 de julio de 2012

Corta inteligencia

En Sueño Profético decían:

Si esta Enseñanza no fuera de Dios, sería cobrada a precio fabuloso. Todo lo de Dios, ve el hombre a Dios de Dueño, no dejando Dios al hombre que administre lo que Él tiene para el que quiera.

Quedó un momento de silencio, y otra vez hablaban del hombre, otra vez daban palabras de seguridad.

Dijo uno:

El que quiera ver Verdad, queriendo verla, la verá leyendo esta Publicación; sin querer dice: “Sí, es de Dios”. Y por estudios que tenga, aquí en estos Libros, tomará apuntes que le servirán a su corta inteligencia, pero nunca podrá explicar como el que es Aquí traído. Este Portavoz lleva las Palabras que Aquí le dan; son oídas y sentidas; son dadas con fuerza, que esta fuerza es la que no puede el hombre callarla. El que quiera quitar a estos Escritos su valor, quedará en postura ruin, y será despreciado por el que a Dios ame. Estos Libros darán silencio y respeto, por ser la Palabra de Dios Directa, Portavoz que Dios elige para que lleve sus Palabras sencillas, justas y firmes. Estas Meditaciones que te dan estas Palabras, son para que el mundo las conozca y haga el uso que él tenga de unión con Dios. Si a Dios ama y a Dios quiere conocer, abrazará el Libro. Y si a Dios no ama, estos Libros le harán llorar.

Desperté, oí:

Llorará el que oyó al que a Dios no amaba.

Llorará por haberlos desmentido ante él y él seguirle el diálogo.

Llorará por haber tenido unión con el que los desmentía.

Corta inteligencia son estos hombres clasificados Aquí, donde la Sabiduría es Pura, Divina, y abundante en distinto Saber.

No conocer que estos Escritos no son del hombre, es inteligencia basta, inteligencia de masas.

Inteligencia de masas que viven sin querer a Dios conocer.

Hombres que ellos se superan explicando su saber.

Luego, este saber se queda tan chico para los Libros, que si hicieran algún apunte, el nombre sería: “ridículo”.

En cambio, aquí verán los temas por centenares.

La Sabiduría de Dios, más sabe el que la sabe.

Más sabe el que te dice: “Me dicen que así yo hable. Me dicen ésta es la Gloria. Yo soy el Hijo. Éste es mi Padre”.   

Me dicen que lo publique, y que juzgue el que no ame.

Que luego será final en el Juicio del Padre.


***

Libro 9 - Dios Habla Al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 142-143-144