martes, 17 de julio de 2012

Medicamento que cura

En Sueño Profético decían:

La alegría que es producida por el espíritu, es medicamento que cura.

La alegría que no tiene profundidad es de la materia, y ésta puede enfermar. Esta alegría, siempre su tendencia es retirarte de la acción de Dios; darte sufrir después de la alegría; robarte la Paz y hacer que tu alegría produzca llantos; hacer que tu alegría te separe de la seriedad contenta.

Esta seriedad contenta es el espíritu actuando, contento que da el espíritu a la seriedad de la materia, y ya es alegría perpetua. Esta alegría es lucida por los Elegidos.

Dijo uno:

Los Elegidos por Dios nunca tuvieron pena, nunca tuvieron quietud, nunca borraron la Palabra que Dios les daba para que ellos hicieran uso de ella, uso con la firmeza de que Dios les seguiría sus pasos, y ya eran ellos los que a Dios seguían, por ser Dios el que en ellos vivía. Estos que Dios tiene para que sus costumbres sigan, siempre tuvieron alegría, porque el Aliento de Dios los mantenía noche y día.

Desperté, oí:

Aquí te describen bien,
la alegría del espíritu
o la alegría de la materia.

La del espíritu,
puede y anula a la de la materia,
a la alegría mundana.

Porque alegría sin Dios,
jamás puede ser durada.

Cuando el espíritu ríe,
risa rueda por la cara.

Las lágrimas del sufrir,
del sufrir que Dios no manda,
se convierten en alegría.

Son pocos los que conocen
el grado de la alegría,
son pocos porque prefieren
sin Dios tener alegría.

Si has de tener alegría
sin sentir a Dios del Cielo,
pide el castigo que quieras,
que si llega, te da premio.


***

Libro 2 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo II - Pág. 216-217-218