domingo, 29 de julio de 2012

Tomar el Mensaje en comedia de tres actos

En Sueño Profético decían:

Si los Discípulos hubieran tenido amistad con quien no quería amistad con el Maestro, entonces no hubiera sido un Judas, sino doce Judas. Dios sabía el que acudía donde Él, pero para publicar sus secretos. Secretos que más tarde no eran secretos, serían mandatos. Pero este Dios con Poder Infinito, no obliga, pero al final decide. Judas decidió el suicidio cuando vio que el hombre ya no podía ayudarle al mal que él había hecho, mal que hizo porque no amó. Cuando amas, no puedes colaborar a que maltraten aquello que tú amas; y sí colaboras cuando “dices” que amas.  

Desperté, oí:

En lo material no puedes trabajar con dos industriales que trabajen con la misma mercancía: uno que la dé por buena y efectivamente lo es, y otro que la pise diciendo que es falsa. Esto es incompatible.

Pues cómo quieres tener unión con el Profeta, que es la Palabra de Dios Diciendo, y luego tener unión con el que no quiera saber ni oír su Mensaje.

Esto no es perdonar, esto es tomar el Mensaje en comedia de tres actos: un acto para Dios, y los dos siguientes para el hombre.
 
Este acto es un regalo que le hacen, por lástima, a Dios.

Discípulo de Dios es para calcar lo que dice el Maestro.

Dios escogió a sus Discípulos para que en el resto del mundo, donde Él no hablara, Lo conocieran.

Si a Dios amas, oyes su Mensaje. Y si Lo oyes, tú no permites que le cambien Palabra.

Dios permite, y tú aceptas lo que Dios manda.

Permitir para Dios, y obediencia para ti.

Estos espíritus son al servicio de Dios.


***

Libro 10 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo I - Pag. 148-149