miércoles, 1 de agosto de 2012

Cuando Dios elige, es Él el que actúa

En Sueño Profético decían:

Dios cuando elige, premia o manda, es Él el que actúa. Elige porque antes amaron sólo a Él, pero en muchos. Estos muchos son el Prójimo. Premia dando Poder en hacer prodigios, que Dios hace y deja que vean al Elegido. Y manda, pero en el mandar va Él y allí actúa.

Dijo uno de sus Discípulos:

Un día estábamos todos con el Maestro y llegó una mujer, y dirigiéndose a Él le dijo:

   –Vengo a que vengas conmigo. Tengo un hijo bastante enfermo, y me han hablado de que has curado a muchos.

Miró el Maestro a Simón y le dijo:

   –Ve en el Nombre de mi Padre y visita al enfermo, y que retiren todo lo que el hombre le haya mandado.

Quedó la mujer no contenta y le dijo al Maestro:

   –Yo quiero que seas Tú el que lo visites.

Se puso el Maestro de pie, y con Palabras de Dios Padre, dichas por el Hijo, le dijo:

   –Tú vienes porque quieres curar a tu hijo, pero no porque soy Dios. Si tú vienes sabiendo soy Dios, no dudas de que mis Palabras lleve al que yo se las dé, lo mismo que mi Padre a Mí me las da. No has venido a ver a Dios, y antes de que a tu casa llegues, verán allí a tu hijo curado, sin que nadie lleve mis Palabras.

Desperté, oí:

La madre fue como madre que busca la curación de la carne, cúrela el que la cure.

Si ama, sabe que es Dios, y lo busca como Refugio del espíritu de su hijo y como bálsamo de la carne.

Ella fue sin creer en su Poder y sin tenerle obediencia.

Ya con que el Maestro dijera: “Simón, ve”, era ir Él.

Tienes que amar antes de ir a pedir, y ya, cuando llegues, te será concedida la petición.

Dios mandó sus Palabras sin que nadie las llevara.

Cuando la madre fue, ya habían llegado sus Palabras.

El hijo la recibió curado y con estas Palabras:

“Simón, ve en el Nombre de mi Padre”.

Las Palabras no necesitaban a Simón.

Dios quería que allí reverenciaran a Simón.

Busca a Dios con Amor, y ten seguro que lo conocerás.


***

Libro 3 - La Palabra del Creador - Tomo I - Pag. 230-231-232