martes, 14 de agosto de 2012

Dios no dejará de hablar, tú sí

En Sueño Profético decían:

La resistencia del hombre es en no querer aceptar que Dios habla todos los días. Si Dios hablara una vez al día, no era Dios. Dios está constantemente hablando al hombre, pero el hombre no ama y no entiende el Lenguaje de Dios. El Profeta es para enseñarte su Lenguaje, pero este Lenguaje, antes de entenderlo, tienes que amar. Dios coge un Lugar para que el hombre Lo vea. Si aquí ya no quiere verlo ni oírlo, él solo ha elegido su sitio.

El que ama a Dios, no se extraña de nada que le digan que viene de Dios. Dios no puede tener comparación con nada de lo que haga. ¡Qué absurdo fue el que pensó, en su Venida, que no podía ser Dios Hombre porque nunca había venido! Sólo pensar esto, ya es no creer en el Poder de Dios. Si tú crees con firmeza en Dios, tú ves donde habla Dios. En este Lugar que Él coge, siempre encontrarás la Paz, Paz que te inquieta a que hables de Él, por ser Él el que te inquieta.

Desperté, oí:

El que ama a Dios, se inquieta, para hacer que muchos se inquieten.

Y el que no Lo ama, divulga: “Es imposible su Comunicación al hombre”.

A éste que no ama, le da horror pensar que Dios exista.

Y su ignorancia le hace creer que derrota al Portavoz.

Si te dicen que Dios habla, justificas que ayer habló.

Dios no dejará de hablar, tú sí.


***

Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 147-148