lunes, 10 de septiembre de 2012

Lleno y vacío

En Sueño Profético hablaban de muchas cosas diferentes. Decían:

El espíritu tiene sus apetitos. El espíritu que está con Dios, este espíritu, su apetito siempre gira a glorificar a Dios, siempre tiene desgana en lo que sabe que va a hacer mal a Dios. Esta materia, mayoría de veces, no es comprendida, es una materia activa para el servicio de Dios, y con quietud para las distracciones que son hechas por el hombre. El espíritu contrario a éste, tiene su actividad en lo hecho por el hombre, y desgana y cansancio en lo que a Dios contentaría. Aquí ves “lleno” de Dios y “vacío” de Dios. El “lleno” reparte Paz. El “vacío” inquieta esta Paz, teniendo esta Paz que buscar descanso. Este descanso lo encuentra donde está Dios. Y este Dios se encuentra donde está la Paz.

Desperté, oí:

Si sientes a Dios, buscas a Dios; y como Lo sientas y Lo busques, tú Lo encuentras.

Tu materia no puede ocultar si a Dios amas.

Lo mismo que tu materia no puede ocultar cuando Lo ama, lo mismo no puede tapar cuando no ama.

Tú engañas al hombre, y Dios hará que el hombre te conozca.

Cuida a la materia para que ésta cuide el espíritu.

Si la materia no la cuidas, ésta te destrozará tu espíritu.


***

Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 150-151