viernes, 28 de septiembre de 2012

Oración en acción

En Sueño Profético hablaban de la oración. Decían:

La oración es más valedera para el Reino de Dios, con acción.

La oración es amar a Dios, pedir a Dios, pero obedecer a Dios. Si no obedeces, no amas.

Dios no oye tu súplica cuando tú no oigas la del necesitado.

Dios no puede borrar Palabras que dijo, por ser su Palabra Eterna.

Dios Hijo hizo oración, pidiendo al Padre fuerzas para seguir la acción de la materia.

Dios Hombre hace la acción en el Amor, en la Enseñanza y en el Perdón.

Dios Padre manda, y Dios Hijo obedece; obedece hasta dejar que el hombre le dé Muerte de Cruz. Dios Hijo obedece a Dios Padre y permite al hombre.

Dijo uno:

La oración sin obras, es barniz sin mueble. Los espíritus del mal roban la oración de acción.

Esta oración es sellada por el Mismo Dios hecho Hombre:

“Id al Prójimo, y no os preguntarán quiénes sois. Ya os hablarán de Mí, porque en vosotros verán mis costumbres, que esta es mi Enseñanza. Los espíritus poseídos por Satanás, arremeterán a mis costumbres, porque éste es el certificado que exige mi Gloria, donde habita mi Padre y de donde Yo soy mandado. La oración es a mi Padre que está en Mí, pero primero está la obediencia a mis Palabras”.

Desperté, oí:

Este espíritu de esta Gloria,
que bien dicho, Éste es Dios,
te recuerda la oración en acción.

Dios Hijo hace oración de acción,
y en ésta hace oración mental al Padre.

Un ¡Dios mío! en acción,
llega más que mil
sin ocuparte del que a Dios llame.

Los espíritus del mal,
buscan "pa" quitar la llave
donde están haciendo el bien
"pa" encerrar el bien sin que hable.

La oración tiene un valor,
un valor incomparable,
cuando le ves la oración
a la acción acompañarle.

Porque oración sin acción,
no puede valorar nadie.

Por eso Dios los mandó,
y aunque veían otra carne,
sabían que era Dios.

No puedes tener oculta
la oración que es de acción,
porque ésta es la que lleva
a que todos amen a Dios.


***

Libro 2 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo II - Pag. 188-189-190