martes, 18 de septiembre de 2012

Si quieres saber si hay Dios, piensa que hay Dios

En Sueño Profético decían:

Si no amas, quiere; cuando quieras, verás como amas.

Dios quiere que tú Lo quieras, para que tú recibas.

Si quieres saber si hay Dios, piensa que hay Dios.

Cuando se ama, gusta saber lo que dice el Amado.

No se puede amar sin creer. Y sí se puede creer y no amar.

Cuando Dios habla, hay que oír y publicar. Pero el hombre es tan necio, que trata de meterle miedo a Dios.

Al que Dios le habla, el que no quiere que le hable, le ve más defectos que virtudes; le ve más defectos el que no es limpio con Dios, ignorando que antes de su Comunicación ya le ha purificado.

Desperté, oí:

El que habla Dios en él, tiene mil formar de saberse.

Pero el hombre tiene una, que es querer que Dios no hable.

Si Dios no hablara, tú no existirías.

Dios hizo al hombre para que el hombre viviera con Él, no para que el hombre Lo eliminara.


***

Libro 4 - Te Habla El Profeta - Tomo I - Pag. 193