sábado, 8 de diciembre de 2012

La negación es para lo que no existe

En Sueño Profético decían:

El hombre, con tanto desmentir el Mensaje, hace un certificado de que Dios no existe.

La negación y lo imposible no encajan en el que diga: “me habla Dios”, o “he visto a Dios”. Éste tiene un carácter más intranquilo y una entrega total para ver y sentir estas Palabras, que una vez oídas no cabe nada más que la reverencia.

En lo material no ven imposible que digan: “el vivo se ha muerto; el agua moja; el fuego quema; las nubes tapan el Sol; la Tierra no es vapor, o sea, no se disipa; la hembra no es varón; y si no tienes brazos, no comes solo”.

Todo esto sería de dementes decir y discutir que no es así. Esto no se discute, porque existe el fuego y existe la quemadura.

Desperté, oí:

Si crees en Dios, aunque no Lo ames, sabes que hablará cuando Dios, que es el que habla, quiera.

Y si Lo amas, tú no pierdes minuto en saber dónde habla.

Y si dices que Lo amas, tú pondrás todos los obstáculos para que calle este Dios.

La negación a lo que existe, no es. La negación es para lo que no existe.

No dudes de que Dios hable, y ruega para que te hable a ti.


***

Libro 4 - Te Habla el Profeta - Tomo I - Pag. 253-254