viernes, 21 de diciembre de 2012

Pide consejo al que no sabe leer, pero enseña para el Cielo

En Sueño Profético decían:

No te importe publicar que este Caso hoy es único. Que no podrán presentar un Arrobo escrito a diario de la Enseñanza que te da este Cielo.

Es Arrobo al Sueño y Mando a la materia, con Poder Divino, para que quede escrito al Dictado. Entonces, actúa el Poder de Dios en los sentidos, y los sentidos dan movimiento a la mano, obedeciendo que quede escrito lo que le están dictando.

Este Caso no tiene tope, diciendo: “ya terminó la Enseñanza”.

Dijo uno:

Después del Arrobo sigue el Dictado, y ya queda Iluminación. Si así no fuera, no tendría seguridad el Comunicante y la materia actuaría aparte del espíritu, y ya daba vivienda a espíritus que no son de la Gloria de Dios.

Este Caso es de gran estudio para aprender. Cogerlo para no aprender es peligroso, dado a las innumerables pruebas que Dios al hombre le ha dado y hoy continúa dándole con el Ejemplo.

Ella, a los ojos del espíritu y a los ojos de la carne tiene constantemente la Huella de Dios.

Termina el Mensaje como el empiezo: “Este Caso hoy es único”. Y el silencio no le va. Nadie podrá presentar una Enseñanza como ésta: sin que en ella haya intervenido el hombre.

Desperté, oí:

¡Qué palabras tan seguras
dicen a espíritu sólo!

Que luego, al escribirlas,
ya no hay profesor
que reformarlas te diga.

¡Cómo no ven los talentos
el valor de estos Dictados,
si lo ve el analfabeto!

Porque el espíritu
es el que entiende,
como les pasa a los niños.

La sabiduría del hombre,
si no busca lo Divino,
lo de Dios jamás lo entiende.

Pobre puede ser un rico,
con el dinero a montones,
si no vive en el recinto
que Dios les habla a los hombres.

Hombre que de Dios se aparta
porque cree que sabe todo,
míralo sin aprender.

En cambio, pide consejo
al que no sabe leer
pero enseña para el Cielo.


***

Libro 17 - Investigaciones a La Verdad - Tomo II - Pag. 110-111-112