viernes, 22 de marzo de 2013

El abandono al Elegido

En Sueño Profético hablaban del abandono que le tienen al que Dios se comunica. Decían:

Este abandono no puede ser nada más que por falta de Amor a Dios. Cuando se ama, se busca para saber lo que dice este Amado. El hombre debería tener en cuenta que si no busca, no puede decir que ama; como si no bebe teniendo la cántara, es porque no tiene sed. Cuando Dios habla en el hombre, es cuando ves el que quiere saber si Dios habla. Oír al que Dios coge de Instrumento, te sirve de filtro para purificarte, dejando por tierra todos tus pecados y sirviéndote este empape para ir empapando a otros. Pues si tanto hablan de Dios y quieren enseñar de Dios, ¿por qué insultan a este Dios? En lo material, si no aceptas unas palabras correctas para corregir una incorrección, dice mal de este incorrecto. Pues si es Dios el que te habla, ¿por qué no oyes? Tus disculpas serán ahí, y el juzgarte, Aquí.

Desperté, oí:

Ya, el no querer oír, dice mal del que dice: “Señor, ¿iré a tu Gloria?”.    

Pues si tú no quieres oírlo ahí, ¿cómo Él te va a admitir Aquí?

Él se comunica para que el hombre Lo oiga y reverencie.

El hombre ni oye ni puede reverenciar.

Si no oye, no reverencia; y si no reverencia, ¿cómo va a oír?

El hombre quiere engañar a Dios.

Y cree que Lo engaña porque ve que no hace de Dios.

Dios te habla ahí, y ya Aquí te retira.


***


Libro 9 - Dios Habla al No Quiero del Hombre - Tomo I - Pag. 208-209-210