lunes, 25 de marzo de 2013

Son pocos los que viven la Paz, y menos los que la conocen

En Sueño Profético decían:

Vivir con Paz no es vivir en silencio. Vivir con Paz no es tener caudales.

Dijo uno:

Son pocos los que viven la Paz, y menos los que la conocen. Hay quien donde ve silencio, da por hecho la Paz. De la Paz, es más grande su actuación. La Paz es del espíritu, y ya vives la Paz de Dios y eres rico de espíritu.

Dijo otro:

Decía un tío mío, que si la Paz se pudiera comprar y antes darla a prueba, todos la vivirían, porque la Paz te alimenta tu espíritu y te educa tu materia. Ya buscaría los medios el que recursos no tuviera, pidiéndoselos al que tiene, para que Paz todos vivieran. Pero el hombre desprecia lo que nada le cuesta, lo que Dios tiene mandado, y hasta la Gloria no busca porque tampoco es pagada, ni Dios aceptarla obliga. El hombre vive sin Paz por falta de Amor de Arriba, de esta Gloria Celestial. Y no conoce los síntomas de donde la Paz no puede estar.

Desperté, oí:

Cierto que hay quien ve silencio
y lo confunde con Paz.

Sin pensar que en el silencio,
puede estar guerra "acampá".

No es el canto ni la risa
lo que te quita la Paz.

Cuando el canto sea con Dios
y la risa sea igual.

Puedes estar en el claustro,
y allí no vivir la Paz.

Cuando dentro del convento,
uno solo no sea igual.

La Paz te lleva la carga
que tu debieras llevar.

Estudia este Mensaje,
y conocerás la Paz.

Puedes estar en silencio
y tener guerra "acampá".


***

Libro 14 - Dios Manda en Su Gloria Que Enseñen - Tomo II - Pág. 159-160