viernes, 12 de abril de 2013

La Tierra te pone el peso y te roba el tiempo

En Sueño Profético decían:

El espíritu que quiere vivir con Dios tiene que tener grandes luchas.

El espíritu que quiere servir a Dios, tienen que salirle al paso impedimentos para que deje el Camino de Dios.

Pero si tú dices: “Señor, quiero y no puedo”, Dios te quita el “no puedo” y te deja el “quiero”.

Dios no obliga, pero espera que tú digas: “Señor, que los días y las horas sean cortas para mí. Y para Ti hazlas largas, que yo Te pueda servir. Dame fuerzas y alegría, que esto no es de la Tierra”.

Dijo uno:

La Tierra te pone el peso y te roba el tiempo cuando vas a hacer un servicio a Dios.

Hay más quitando que hagas el bien, que diciéndote que lo hagas.

Hacer el bien como Dios manda, te tienen que conocer los que reciben y los que no quieren que el bien hagas.

Desperté, oí:

El bueno,
sin practicar la Palabra de Dios,
va haciendo daño.
 
Esto debe saberlo el culto,
el intelectual y el del campo.

Bueno apartado de Dios,
es bueno de engaño.

No hay pecado mayor
que querer vivir
sin a Dios nombrarlo.

Si hablan de algún talento,
y en su vida estuvo de Dios apartado,
no pienses: “estará en el Cielo”.

Porque te apartas de Dios
y te acercas al diablo.

Cultura negando a Dios
y talento por el hombre premiado,
pide a Dios pedir limosna
antes de ser agasajado.

Va grande diferencia
del talento, al que pide limosna.
Éste nombra a Dios.
Al talento le molesta cuando Lo nombran.


***


Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pag. 173-174