sábado, 20 de julio de 2013

Los brillantes pueden quitarte la Gloria

En Sueño Profético decían:

“Sufrimiento con Paz, contacto en Gloria”.

Dijo uno:

Si el sufrimiento se aprovechara como se aprovecha la lluvia, se verían grandes premios del Cielo, que los luciría el que tuvo el sufrimiento.

El sufrimiento es carreta de bueyes, o ciclón que pasa corriendo.

El sufrimiento da más que los brillantes, si sufres sin apartarte del Cielo. Los brillantes pueden quitarte la Gloria, porque son intermediarios de la Gloria y el infierno, a pesar de que para el hombre son lo que tiene más precio, son lo que debía de pisar cuando viera que le arrebataban el Cielo. Esto es refugio para el hombre, donde entra la avaricia y la fuerza a la compra del pecado; el desprecio a la humildad, y el olvido al hambriento y al descalzo. Más se utiliza para esto, que para hacer a hombres santos, predicando el Evangelio y dando sin hacer cambio; cubriendo necesidades a los enfermos y a los sanos.

Si así utilizaran los brillantes los humanos, buen bajón daba el Infierno; y ya, los intermediarios, eran sólo para el Cielo.

Desperté, oí:

A pesar de que los brillantes
más te sirven para condenarte
que para ganar la Gloria,
todos quieren los brillantes.

En cambio,
el sufrimiento lo maldicen
y más grande lo hacen.

En vez de decir: “Señor,
que tu Presencia no falte”.

“Señor, enséñame a sufrir,
para que de Ti no me aparte”.

“Señor, pon siempre en mi camino
a alguien que de Ti me hable”.

“Si me ofrecieran pecado,
dame palabras y fuerzas
para echarlo de mi lado”.

El que tenga este pensar,
y el poder le esté ayudando,
que diga: “tengo un brillante
que en la Gloria puedo entrarlo”.


***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - Pág. 134-135