sábado, 13 de julio de 2013

Preferencia a la materia

En Sueño Profético hablaban del trabajo que cuesta hacer que el hombre le dé preferencia a todo lo del espíritu y que no cuide tanto la materia.

Esto se ve en el sitio que Dios se manifiesta para que de generación en generación sepan que existe Dios y que bajó a la Tierra ofreciendo la Salvación del espíritu, que es la Vida que Él manda y que nunca acaba para el espíritu.

Decían:

¡Qué pocos frecuentan estos sitios pidiendo curar su espíritu, diciendo síntomas que apartan de Dios! Como la carne, cuando antes de ser muerta, se deforma el organismo, que si no llegó su tiempo, puede ser el mal corregido por un tiempo.

Que esto pertenece a la medicina, teniendo a Dios delante para pedirle consejo antes de que hable su lengua y escriban sus manos el papel con el nombre de receta.

Desperté, oí:

¡De claros que están estos Mensajes,
no quiere el hombre saberlos!

No cree en la Eternidad,
y luego le tiene miedo
a lo que le puedan hablar.

¡Qué cierto que el hombre
busca milagros en la carne
y no nombra enfermedad del espíritu!

Cuando de esta enfermedad
sale el crimen
y el devorar como los bichos.

Que los bichos viven así
porque no tienen espíritu.

Ni el bicho ni el animal
tienen espíritu.

De esto debe enseñar
la cultura de este siglo.

Que en todo se viva Amor,
sin cambiar los Mandamientos.

Que el vivirlos hace falta
para no perder lo Eterno.

Busca a Dios
para la enfermedad del espíritu,
y después
para la enfermedad del cuerpo.

Que el espíritu se cura
con palabras, acción
y dando ejemplo.

Y ya tú verás pecado
en lo que no manda el Cielo.


***

Libro 19 - Dios Manda En Su Gloria Que Enseñen - Tomo III - Pág. 83-84-85