miércoles, 4 de septiembre de 2013

Que aprendan este Mensaje

En Sueño Profético decían:

Si con la fuerza que desmienten al que Dios elige, le imitaran sus hechos, sería una misma Comunicación hecha a millares. Sería amanecer el día y ya todos contar y dejar escrito lo que en el Arrobo Dios hubiera mandado. Sería no haber un enfermo sin alguien allí a su lado. Sería no pasar segundo de estar de Dios hablando. Sería dejar palabras siempre tranquilas, en reposo. Sería vivir la Paz sin darle pecado a otro. Sería vivir recato por el Amor que va dentro. Sería poner la mano como Dios nuestro Maestro, apartando tentación como Él apartó en el Huerto. Si todo esto imitaran todos los que van diciendo que Dios no se comunica, que son palabras de invento, estos mismos se encargaban de destruir el Infierno. Estos que Aquí van citados son los que van desmintiendo. Luego, ya, quedan los tibios con la medida de buenos, con la medida que miden según van viviendo el tiempo, según deben de decir, según el que esté oyendo.

Dijo uno:

Es tan fácil decir “sí” cuando tú estés en lo cierto. Es tan fácil hacer bien si vives el Evangelio. El “no”, nunca encaja bien, tratando a este Dios de muerto. El “no”, no lo enseñó Dios cuando vivían sus Hechos. Él los mandó con su firma, que ellos mismos iban escribiendo.

Desperté, oí:

Que aprendan este Mensaje
y lo lleven en la memoria.

El que memoria le falte,
que lo escriba en una hoja.

Que lo escriba y lo guarde,
y cuando llegue el momento de desmentir,
que lo saque y lo repase.

Si él se siente capaz
de vivir en el lamento,
también Dios le puede hablar.

¿Pero cuánto cumpliría o cumple
de lo que escrito Aquí está?

Todo lo escrito lo cumple,
y más que escrito no está,
el que ni da ni le quita
al que dice la Verdad.


***

Libro 11 - Te Habla El Profeta - Tomo II - Pág. 227-228-229