viernes, 11 de octubre de 2013

Humildad bien encajada

En Sueño Profético decían:

Lo que viene de Dios,
trae antorcha encendida.

Si tú sigues la antorcha,
ves la Verdad
y no albergas la mentira.

Que se puede meter
en todo lo que pienses,
y te amarga la vida.

Y puede tirar de ti,
y de Dios te retira.

No hay quien tenga obediencia
a aquello que tú sabes que es mentira.

Pues si dicen palabras,
la acción no sigue y se retira.

La acción, siempre con Amor,
tiene que venir de Arriba,
porque si no, no es de Dios.

El que se acerque a la antorcha,
siempre verá luz del día,
que es el consejo que da
el que Dios le da
la Enseñanza Aquí Arriba.

Si no crees estas Palabras,
a todo lo que sea de Dios
le dirás mentira.

Porque Dios Aquí presenta
su grande Sabiduría,
que no puede ser del hombre.

Dijo uno:

El hombre tiene su tope para aprender y enseñar. En cambio, los que Dios elige, el tope es saber cada día más del espíritu y la carne.

Esto es Teología gigante, Literatura movida en prosa o poesía. ¿Qué teólogo o literato puede comparar un escrito que él haga, igual a Éstos? Si alguno dijera “yo”, sería hombre soberbio. Que es uno de los defectos que hacen perder el Cielo. El soberbio se dispara, y siempre en contra del Cielo. Porque soberbio con Dios, ni amas ni das ejemplo.

Desperté, oí:

El que Dios manda,
no admite soberbia,
y sí valentía
al Escrito que presenta.

Si presentara humildad
y guardara valentía,
ya no sería Verdad.

El hombre entiende poco
dónde tiene que poner
la palabra “humildad”.

Si un hombre mide dos metros
y su medida no niega
porque todos están viendo,
¿cómo tener humildad
diciendo: “yo mido un metro”?

Si pesara los 100 kilos
y publicara su peso,
¿cómo iba a ser humilde
diciendo: “yo peso menos”?

Capitán que manda el barco
y quieres que sea humilde
diciendo: “yo no lo mando”.

Pon la palabra “humildad”
donde todo el que la lea
vea está bien encajada.

Hazte humilde
delante del que no tenga
comida, ropa, ni hogar.

Y comparte lo que tengas,
que si con Amor lo haces,
ten seguro que Dios premia.

Lo mismo que quita Mando
si Aquí humildad demuestras.

Dios no usó la Humildad
para decir que Dios no era.


***


Libro 17 - Investigaciones a la Verdad - Tomo II - Pág. 201-202-203-204