martes, 22 de octubre de 2013

Si este “Ve” lo desprecian, a Dios están despreciando

En Sueño Profético decían:

Siguiendo los Pasos de Dios, conocerás sus caminos.

Dios manda a la lengua que Lo alaben, o permite que Lo ofendan. Pero donde ofenden a Él, Él ya no hace Presencia.

Dios no puede permitir que desprecien o que ofendan al que a diario Él manda con Mensajes de esta Gloria. Dios retira o aparta, o pone grande muralla aunque muralla no haya.

Dijo uno:

Es ya premio grande, decir: «Viene a mi casa el que Dios tiene Elegido para darle las Palabras y que él las presente al hombre diciendo: ‘Dios me manda’».

Si el hombre pensara esto, nada ya le interesaba que ahí le llamaran premio.

¿Qué premio puede subir ni igualarse a este Premio?

La persona que Dios trae y le da entrada en su Reino, ¿qué debía de pagar si a esto pusieran precio?

Aquí puede la verdad, persiguiendo al sufrimiento. Si el sufrimiento es grande, más Gloria le manda el Cielo.

Desperté, oí:

Es tu presencia el “Ve”
que en la Gloria ya te han dado.

Si este “Ve” lo desprecian,
a Dios están despreciando.

¿Quién despreciaría visita
de una persona importante
ofreciéndote un seguro
sin tener que pagar nada
y luego coger tú el fruto?

Esto le darán valor
cuando quieran ver de cerca
lo que muy cercan tenían
y no le echaban cuentas.

El que alabe estos Escritos,
Aquí tendrá preferencia.

Y el que les volvió la espalda,
sus súplicas Aquí no llegan.

Dios le da al ciego
vista a su espíritu.

Y ya está a Dios viendo,
porque el ciego quiere verlo.

Pero el que persigue a Dios,
aunque no lo vean ciego,
ciego es ahí
para las cosas de Dios.

Al que ahí Dios deja ciego,
Aquí jamás la vista recupera.

Dios deja ciego al que persigue
y desprecia sus Palabras.

Y da vista
al que pecó y Lo llama.


***


Libro 18 - Dios No Quiere, Permite - Tomo III - Pag. 87-88-89