jueves, 21 de noviembre de 2013

Dios no necesita al hombre

En Sueño Profético decían:

Dios no necesita al hombre, y el hombre Le guarda el tiempo y grandes ingresos que tenga.

Dios no necesita al hombre: ni a su espíritu, ni a su cuerpo. A su espíritu Aquí lo espera para darle este Sitio. Y a su cuerpo, ¿cómo va a necesitarlo Dios, siendo Creador de los dos mundos?

¡Dios no necesita al hombre!

Dios es Padre, y es Amor lo que les pide. Amor que el hombre Le niega cuando en el Prójimo vive, porque en la Tierra ésta es su vivienda.

¡Negar al Prójimo: a Él Le niegas!

Para esto quiere Dios al hombre: para que el hombre se quiera.

El hombre pone de intérprete al mal que existe en la Tierra, y enseña que se practique.

Desperté, oí:

Repetían muchas veces las palabras:
“Dios no necesita al hombre”.

El hombre Le exige a Dios
porque Amor de Dios no siente.

Dios, siendo Dios, no exige.
Dios pide Amor
para que vuelva a su Gloria
el espíritu que Él mandó.

Dios no necesita al hombre,
siendo Él el Creador.

A Él Lo busca el que sabe
que su Presencia ensució
con el maldito pecado:
mundo, demonio y carne.

El que odie esta presencia,
Dios ya sale a buscarle.

Dios no necesita al hombre.
Él lo llama,
pero su Amor va delante.

Primero te da la Mano,
para que tú te levantes.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pág. 176-177-178