lunes, 4 de noviembre de 2013

Estos Libros hacen falta por bien de la Humanidad

En Sueño Profético decían:

No hay quien busque a Dios y no Lo encuentre, si Lo busca donde Dios habita.

Dijo uno:

Dios está en todas partes,
pero donde habita,
tú Lo ves si quieres verlo.

La Vivienda de Dios,
sus muros son la Paz,
y su interior te apacienta;
sus Palabras curan llagas
por profundas que estas sean;
te aconseja y te da Luz,
como el rayo a la tormenta.

Todo esto ves que sale
con fuerza de esta Vivienda.
Por eso, el que busque a Dios,
seguro que aquí Lo encuentra,
porque Dios siempre hará
que busquen una Vivienda
que a Él lo puedan encontrar.

Salió un hombre hablando,
con una fuerza al hablar,
que su nombre fue lo primero
que dijo al empezar:

Yo doy mi nombre y quisiera
que pudieran publicar.
¡Cuánto parón da a esto el hombre!
Soy Domingo de Guzmán.

Estos Escritos, si alguien
se los llevara a publicar,
el hombre los lloraría
con lágrimas de pesar.

Es justo romper los hierros
donde el hombre manda encerrar.

Contestaron a Domingo,
a Domingo de Guzmán:

Esto es Literatura,
con un valor sin igual,
con unos hechos pasados
sin nadie poder contar,
como Dios no se los cuente
para luego enseñar
a que sepan de esta Gloria
sin palabras “equivocás”.

Estos Libros hacen falta
por bien de la Humanidad.

Desperté, oí:

A Dios se busca cuando amas, cuando tienes necesidad de saber de este Amor.

A Dios Lo buscas, Lo encuentras y publicas que Lo has visto.

Si no amas, no buscas. Al no buscar, no encuentras. Y al no encontrar, no publicas.

El no publicar es vedar la Palabra de Dios.

Dios elige, para que por el Elegido sepan los demás de Él, amen, aprendan a amar y dejen de pecar.

Dios habla para el mundo, no para el Elegido.

El Elegido ya es de su Gloria.

DOMINGO DE GUZMÁN


***

Libro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II