miércoles, 12 de marzo de 2014

Camino de espinas y camino de rosas

En Sueño Profético vi un camino de rosas y una mujer pisándolas. Ésta iba llorando, pero con ganas.

Al lado había otro camino lleno de espinas, y la mujer que las iba pisando caminaba risueña.

Y me dijeron señalando a la de las espinas: –“Este es el Camino de Dios. Y éste –señalando el de las rosas– es el equivocado”.

***

Libro 1 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo I - Pag. 199