domingo, 2 de marzo de 2014

El mundo material necesita este contacto

En Sueño Profético hablaban del contenido de estos Escritos, de la riqueza de sus amplios temas, de su Fuerza, de su Amor, del Perdón fruto del Amor tan grande, de la dulzura de sus Palabras, de los hechos que cuentan los que Dios tiene en su Gloria, que Dios los manda contar para que sirvan de ejemplo, para que el hombre compare aquello que ya pasó con esto que está ocurriendo, para que vea ese mundo, siempre lo mismo ocurriendo, y el hombre lo aceptará según ame a Dios del Cielo.

Ese mundo está igual que cuando Dios lo hizo nuevo, que nuevo siempre estará hasta acabarlo su Dueño. Siempre tendrá sus Profetas, siempre tendrá Elegidos que a Dios sirvieron contentos, y Dios los lleva al Recinto, al Recinto que se encuentran los que Él manda que hablen de hechos ahí vividos, que los vivieron con Dios y les llamaron Elegidos.

Dijo uno:

Debía de pensar el hombre que tiene grandes conocimientos de estudios materiales, que ese mundo, sin Comunicación de Aquí, no podría existir; sería un mundo sin amo, sería barco sin capitán lleno sólo de pasajeros, sería niño que nace que su madre se alejó y él solo tiene que cuidarse. ¿Puedes pensar que llegaría a mayor? Pues aún más imposible es vivir ese mundo sin esta Comunicación.

Desperté, oí:

Es de pensar el pensar,
cómo el hombre de grandes conocimientos
no piensa que el mundo material
necesita este contacto.

Y también es de pensar,
que Dios, como Dios que es,
no puede coger los malos.

Tiene que coger a aquel
que adora por adorarlo.

Que Lo ama sin saber:
“¿seré yo un día arrobado?”.

Y el sacrificio de otro
que se cree sacrificado,
éste que ama lo ve
como nube de verano.

Éstos son los Elegidos
que nunca en Tierra faltaron.

Dios los trae y los manda
para quitar del pecado.


***

Libro 11 - Te Habla el Profeta - Tomo II - Pag. 192-193