jueves, 27 de marzo de 2014

El Silencio de Dios casi siempre es Escándalo

En Sueño Profético decían:

El Silencio de Dios casi siempre es Escándalo, que a veces este Escándalo se convierte en Silencio.

Dijo uno:

Todo lo de Dios es Escándalo y Silencio. Dios, Escándalo su Poder y Silencio su Amor, Amor que te manda sin Palabras y es Dios en su Silencio, Escándalo que su Poder manda al Silencio y ya es un vivir los dos.

Dios escandaliza con su Poder, y el hombre, ante este Escándalo, pide el Perdón.

Dios quiere que el hombre no tema a su Poder cuando al Silencio le mande Poder de Escándalo. Y quiere que tema cuando Poder suyo vea.

Dijo el mismo que empezó el Dictado:

La Vida de Dios Hombre fue Vida de Escándalo; que este Escándalo fue, después de su Crucifixión, Silencio; y después de subir a Los Cielos, otra vez suena el Escándalo: la Tierra movida y el Cuerpo que falta. Esto fue doble Escándalo. Pues después vino el Silencio, cuando estando sin su Maestro se les aparece ya sólo de Dios; ya no vivía para el hombre de Materia. Pero ellos lo ven como antes de su Crucifixión. Aquí ya vive el Silencio con el Escándalo.

¿Quién puede escandalizar cuando vea a Dios delante hablando con Poder y Mando? Tomás quedó de piedra en un Silencio con llanto, pero luego no sujeta el Silencio al Escándalo.

Desperté, oí:

Hoy te aclara este Escrito
de la Gloria que dictamos,
que el Silencio con Amor,
tiene que formar Escándalo.

La Muerte y Resurrección,
viven Amor con Escándalo.

La Crucifixión te deja
en Silencio y llanto amargo.

La Resurrección ya gritas,
dejando Silencio a un lado.

Y luego viene el Silencio
presentando al Escándalo.

Porque Silencio es Amor,
que vive amando Escándalo.

Lo de Dios tiene que ser,
Silencio pero gritando.

El Silencio para el Amor,
y el Grito para su Mando.


***

Libro 3 - La Palabra del Creador - Tomo I - Pag. 23-24-25