sábado, 15 de marzo de 2014

Su derrota es imposible

En Sueño Profético decían:

De ella tendrá duda el que no la oiga. El que su espíritu sea de Aquí, éste ve el contacto que ella tiene con lo Divino. Este contacto es vivo y contamina. Esto lo ve el que su espíritu no es rebelde. Pero el teólogo que quiera preguntarle de Dios Hombre y de Dios Espíritu, éste oirá la respuesta como de ningún profesor la haya oído. Dios Padre le ha enseñado de su Gloria, y le ha hecho sentir lo que nadie puede enseñarle en lo material, pues hay cosas que ningún libro puede describir, de los escritos por los Elegidos anteriormente a ella, ni con la extensión que en ella lo hace. Tiene tal Enseñanza, que sus respuestas apabullan al examinante. El que esto examinara, vería que no se contradice en nada, pero sí puedes asegurarle que de ti aprendería.

Desperté, oí:

Nosotros, sus Discípulos, en nuestra vida material, nuestro espíritu no fue arrobado para después de enseñado volver a la materia.

Él nos enseñó en la vida material, y su Espíritu es el que venía hacia nosotros para continuar esta Enseñanza.

Pocas veces fue nuestro espíritu arrobado.

Tu espíritu es Vivienda y Arrobo, mayoría de veces.

Ella, sus palabras, tienen tal fuerza que su derrota es imposible.

Está dotada para conversar con el más intelectual que hubiera.

Tiene el don de dominio de gentes. Hay quien no quiere oírla por temor a aceptar.

Este dominio es del espíritu, rebotando en la materia.

Su Fuerza es confundida –por quien no conoce el Amor de Dios– por vanidad.

Esta Fuerza es Divina.


***

Libro 7 - Investigaciones a La Verdad - Tomo I