viernes, 21 de marzo de 2014

Sufrimiento con el desprecio

En Sueño Profético decían:

Si creyeran en Dios Aquí, buscaban al que dijera: “Dios me dice que diga estas Palabras”. Buscaban al que labra la tierra y al que en esa época de rey estuviera. Porque a rey y a labrador, la muerte de Aquí les llega. Y una vez que el espíritu oye el Mando de Dios, nada lo detiene –de lo que el hombre quisiera poner para detener su cuerpo vivo–, ni horas ni segundos.

Dijo un espíritu con el Mando de Dios:

¿Quién creería en Dios sin amarlo o tenerle miedo?

Con estas dos palabras ves un Evangelio corto, fuerte y Eterno, sin que pasen tiempos.

¿Cómo pueden oír llamar a la puerta, decir que Dios está llamando, y contestar: “que llame luego”?

Desperté, oí:

Da sufrimiento el hombre a Dios con el desprecio.

Da sufrimiento por Dios no hacer de Dios en cualquier escala del hombre.

Nombraban mucho el sitio de un hombre grande de la ciudad, con el campesino pobre de valores materiales.

Decían que era la materia, como el que tiene ojos azules, verdes o negros.

Que cuando llega la muerte, es lo primero que cierran, y ya nadie ve color.

Es Amor o miedo lo que te hace llegar cuando crees en el Cielo.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pág. 142-143