jueves, 3 de abril de 2014

Es difícil vivir Paz pisando tierra

En Sueño Profético decían:

Es tan fácil saber dónde Dios se comunica, que el hombre lo pone imposible por temor a que verdad fuera.

Es tan fácil seguir esta Verdad, que el que quiere desmentirla, se aleja.

Dijo uno:

Es difícil el vivir Paz pisando tierra, porque ya se encargará de ti el que quiera la guerra. En cambio, el que Dios se comunica, te va dejando una Paz, que cambias de dentro a fuera; y si desprecias esta Paz, tú verás que esto es verdad por la intranquilidad que te dejó.

Esto es desmentir el agua navegando en alta mar; decir tambor a la trompeta cuando sonido te da. Desmentir al Elegido, es querer trueno callar en una grande tormenta, que el día, noche te hará.

¡Hombres que viven buscando la ciencia en la humanidad, y dejan esta Grandeza por no quererse enfrentar con el que el vivir les deja!

Desperté, oí:

¿Quién llevaría este peso
si Dios ayuda no diera?

¿Quién repartiría Paz
sin que buen pago le dieran?

El que no recibe pago
en las cosas de la Tierra,
a medias deja el trabajo.

En cambio, Mando de Dios,
no necesita descanso,
y sería gran sufrir
el no recibir el Mando.

Se ve que lleva verdad,
en la constancia y el trato
que reparte sin dejar
días de invierno o verano.

Si haces este pensar,
retiras indiferencia,
soberbia, o piensas:
¿Estaré yo endemoniado?

Estas tres razones te obligan
a que seas más bueno y menos malo.

Porque si bueno lo eres,
no vives sin oír este Mando.

¡Sigue los pasos del Elegido,
de rodillas y rezando!

El que haga este “Diciendo”
se lo hace a este Mando.

Lo mismo que el Padre Nuestro,
cuando se reza a los Santos,
no es para ellos el rezo.

Lo acunan y lo presentan
a Dios Padre en su Reino.

Los Santos hacen milagros
cuando Dios ya te los ha hecho.

Eso es, el Elegido decir
lo que han dicho en ellos.


***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - Pág. 50-51-52-53