jueves, 10 de abril de 2014

Escalera de Dios

En Sueño Profético decían:

No hay en ningún archivo quien pueda presentar esta cantidad de Temas y esta Enseñanza, que a los Libros llega virgen por ser Dios el que la dicta y manda que así se haga.

No hay quien pueda tener un diálogo con el Instrumento y no firme diciendo: “Esto no es de la Tierra”. Porque sus Palabras tienen Corona y Bóveda del Cielo.

No hay hombre que razone y, después de leer u oír estos Ejemplos, no piense en ser más bueno o no ser malo. Hacer un alto en su camino y pensar:

“¡Cómo he vivido!
Si todo es un puro engaño,
si todo llega a acabarse
porque lo roban los años
y nunca vuelve la fecha
que te dieron malos ratos,
que tú te creías buenos,
que hoy ves el engaño”.

Dijo uno:

Sacando sólo las Parábolas, se hacían grandes Libros para frenar a los hombres de grande literatura, que no tuvieran a Dios en el olvido como demuestran que tienen al no coger estos Libros y darles la preferencia por estar virgen su contenido, por llevar olor Divino y Palabras que apacientan de ver que es Dios el que manda su Mensaje a la Tierra; que no te pide que Le des, que pide que no te pierdas.

Esta fuente de Enseñanza
es fácil el comprenderla
si piensas que vives vida
que dueño no eres de ella.

Desperté, oí:

Dios pone los escalones
y va formando escalera.

Y el que ama va subiendo,
sin trabajo y de manera,
que cuando llega final,
dice: “¡Bendito Dios sea!”.

“Que si no me ayuda Él,
no subo esta escalera”.

“Que me presenta la Gloria,
donde no entran las penas,
ni la maldad, ni el pecado”.

Esta escalera de Dios
al hombre está esperando.

Si subes un escalón
y te costara trabajo,
llama en silencio a Dios
y olvídate del pasado.

Y ya llegas al final,
contento y no cansado.

¡Qué lástima que los hombres
Esto lo tengan callado!
Los que más cerca lo tienen.


***

Libro 17 - Investigaciones a La Verdad - Tomo II - Pag. 60-61-62