miércoles, 30 de abril de 2014

Imágenes pasadas, presentes y futuras

En Este Sueño Profético vi un sitio con varios hombres vestidos con ropas antiguas. Este sitio parecía un centro de reunión, y dijo uno:

   –Aquí venimos los que queremos oír la Palabra del Maestro –éste se dirigió a mí–. Aquí nos llenamos del Espíritu de Dios. Él nos prepara y nos enseña cómo curar los espíritus y como amar a Dios Padre. Nos explica cómo quedaremos cuando él vaya al Padre, las contrariedades que el hombre nos pondrá, la persecución que tendremos, pero que su Espíritu siempre irá con nosotros.

Dijo éste mismo:

   –Tú Pedro y tú Juan sois los que al Maestro estáis más entregados. Santiago, y tú también. Andrés, tú ¿cómo no?

Y así fue numerando a los Doce. Empezaron a hablar diciendo:

   –El Maestro le ha hecho a ella toda su Vida que tuvo con Materia. Le ha hecho una reproducción para que el hombre vea que ella es traída a donde sólo hay Vida de espíritu, para que el hombre piense en el final que tendrá, final elegido por el hombre.

Desperté, oí:

Cuando publiquen los Libros, verán la Grandeza de estas Comunicaciones.

Dios le presenta imágenes pasadas, presentes y futuras.

Todo es igual para Dios. Para el hombre, diferente.

Así ella podrá hablar de lo que pasó y de lo que está pasando, haciéndole ver estampas de escenas que pasarán.

Dios cuando trae Aquí su Espíritu no le guarda secretos.

No le guarda secretos por ser Lugar que Él le habla al hombre.


***

Libro 1 - Meditaciones y Palabras Directas con el Padre Eterno - Tomo I - Pag. 93-94