miércoles, 2 de abril de 2014

La actitud del que Dios manda

En Sueño Profético decían:

Más que esta Enseñanza, ni igual, no hay quien pueda darla.

Publicando todo lo dictado por Dios, dará que pensar y no vivirán tranquilas muchas conciencias.

Los responsables de esta indiferencia a la Palabra de Dios, dicha al espíritu y dictada a la materia, no tendrán palabras de disculpa.

Aquí tienen para aprender y enseñar, sin que el hombre quite ni ponga. El quitar, Dios no permite. Y el poner, no hay saber humano que estos Escritos pueda mejorarlos.

Estos Escritos se están diciendo casi a diario, por eso, el Instrumento obedece a este Mando. Y si le dicen “no”, el “no” es sagrado. Y si le dicen “sí”, contento es cumplido y el “sí” va llevando.

El Instrumento no puede aprender nada del espíritu que le digan o esté escrito, porque día a día Dios habla a su espíritu.

Si en esta Enseñanza obedeciera al hombre, Dios, de momento le retiraba Mando y Poder, que Él le da para Mando y Enseñanza.

Dijo uno:

Dios Hombre, cuando mandaba a los Discípulos, les advertía:

“Id hablando de Mí, de lo que Yo os enseño. Pero no deteneos cuando os hablen de Mí para enseñaros. Si esto hicierais, es que no creéis que Yo soy Dios, y entonces vais pecando”.

Desperté, oí:

¡Qué claridad dan en Gloria
y con tan pocas Palabras!

Estudiando este Mensaje
ves claro la actitud
del que Dios mande.

Piensa:
¡Los Discípulos oyendo a uno
hablándoles del Maestro
para que de él aprendieran!

Pues piensa:
¡El que Dios elige
para cundir a los hombres
que Dios existe,
que premia, juzga y aparta,
que son dos vidas en una!

Vida de cuerpo,
vida de espíritu;
¡que ésta no tiene entierro!

Tiene un sitio sin Dios,
y al no estar su Presencia,
nombre de Infierno le dio
el Creador del espíritu y el cuerpo.

Este Dios único
es el que manda al Instrumento,
con el “sí” o con el “no”.

Ya no puede oír Enseñanza
que venga de otro sitio,
porque no hay otro Dios.


***

Libro 15 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Glroia - Tomo III - Pág. 191-192-193