lunes, 19 de mayo de 2014

Dios da sin medida

En Sueño Profético decían:

Las cosas de Dios no tienen estudio cuando de Él van.

Dios da sin medida y sin tomarle parecer al hombre. Por eso puede alabar a Dios el que esté lejos del prodigio; y ofenderlo el que esté cerca, con su indiferencia y su carga de soberbia, con su abandono a esta Llamada que Dios hace al hombre que está separado de Él por la fuerza del pecado y por la avaricia a lo que Aquí no entra.

Dijo uno:

El hombre niega a Dios
y Dios hace su Presencia.

El hombre desprecia a Dios
y Dios le deja la vida.

Y si le pide el Perdón,
Dios no se lo niega.

Es el hombre el que se niega
a seguir y a pedir a Dios.

Y ya actúa como la fiera,
como la madre que es mala
y de los hijos se aleja
porque la espera el pecado.

Desperté, oí:

Todo el mal que hace el hombre
es porque se aleja de Dios.

Por eso estos Escritos hace falta
que el hombre tenga en sus manos.

¡Cuántos cerraran el Libro
pensando: “Yo estaba equivocado”!

Otros les vendrá un pensar
de a Dios buscarlo y amarlo.

De practicar Caridad
con el que haya pecado.

Y de ir a buscar
al que lo tenga engañado
el espíritu del mal.

Estos Mensajes te hacen
que busques al Instrumento.

Y ya verás todo fácil,
lo que te cuenten del Cielo.

Porque Dios a él le enseña
para que tú aprendas luego.


***

Libro 17 - Investigaciones a la Verdad - Tomo II - Pag. 91-92