lunes, 5 de mayo de 2014

El Mando de Dios, tan sólo Dios lo sabe

En Sueño Profético decían:

El Mando de Dios, tan sólo Dios lo sabe.

Dios quiere publicación para cundir el Mensaje, que el hombre en tiempo tapó para que no supiera nadie que Aquí está hablando Dios a un espíritu que aún vive con carne.

El Mando de Dios tan sólo Dios lo sabe. Y este Mando no puede mandarlo nadie. Si el Sol no manda en el Sol y el agua no manda en los mares, ¡cómo va a mandar el hombre en lo que él cree que sabe!

Dios hace de mil maneras el cundir estos Mensajes, que pueden llevar la Fe donde la Fe ya no hay, y aplacar y retirar dolor que tenga la carne. Y ya, espíritus enfermos, con ayuda del que crea estos Mensajes, sienten Presencia de Dios y ahuyentan el mal que hay.

Dios busca y llama al hombre para que el hombre no viva con el recuerdo de su Muerte. Porque Él resucitó y su Cuerpo se llevó. Porque si el Cuerpo deja, aumenta el pecador al sacarlo de la tierra. Dios resucita con Cuerpo, y al Padre así se presenta.

Que ya todo estaba escrito cuando Él bajó a la Tierra.

Desperté, oí:

Era para que lloraran
por querer saber del Cielo.

Era para que llegaran
de rodillas al Instrumento.

El que quiere, aquí ve claro
que no es cosa de la Tierra.

Que aquél que tiene un buen cargo,
primero al suyo acomoda.

Aquí bien pronto lo ves,
sin lupa y sin estudio,
que reparte el Don de Dios
en aquello que no es suyo.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pág. 44-45-46