miércoles, 7 de mayo de 2014

El que no ama, no puede ver la Gloria

En Sueño Profético decían:

La Gloria la puede ver el que ama a Dios y el que Lo siente.

Dijo uno:

El que no ama, no puede ver la Gloria. El que ama, puede que lo lleve Dios a que conozca el Infierno. Esto ha sido muchas veces discutido por personas religiosas que nunca tuvieron intimidad con Elegidos por Dios. Esta Enseñanza directa, sin intermediarios, aclara lo que el hombre, con buena idea o mala, tiene interpretación distinta, que a veces hace daño al que anda ciego de espíritu. Dios, al que le deja Libertad para hablar de Aquí, antes que él enseñe, enseñan a él con Visión y Sentir de Gloria y de sitio de condena. Da más fuerza contar lo que tú has pasado o visto, que contar esto mismo que le pasó a otro.

Dijo otro:

El que cuenta lo que otro contó, nunca le saldrá igual contado, esto en lo Divino. Lo espiritual es Sentir y Fuerza que Dios actua. Dios manda al hombre: Amor, Fuerza y su Poder; y ya, el hombre que ama, lo administra. Dios Manda al hombre Amor, Fuerza y su Poder, y ya, el hombre que ama lo administra. Al que elige es Actuación de Dios con su mismo Poder y Mando. No es Dios dar, igual a Dios actuar. Donde actúa, tiene que conocer lo que va enseñando. Éstas Enseñanzas son para que el hombre las esperara como la noche al día, con ansiedad, para cortar los pecados. Son los hombres que no quieren aprender de Aquí, Dictado. Hay más hecho por el hombre con arreglos transformados, que como ellos dijeron.

Desperté, oí:

¿Por qué no calcará el hombre
lo que sale de esta Gloria?

¿Por qué hacen las preguntas
obligando a que mientan?

Porque si amas, ves claro
Palabras que son sentencias.

Ves claro que es Dios
el que lo maneja,
y más a Dios lo ves
cuando al hombre lo deja.

¡Qué lástima de Palabras,
que Dios manda y ahí desprecian!

Es peor, mucho peor,
cuando dejen la materia.

Es peor el que lo supo
y quiso que lo mintiera.


***

Libro 11 - Te Habla El Profeta - Tomo II - Pág. 108-109