viernes, 16 de mayo de 2014

Este bien sirve de curación

En Sueño Profético decían:

Siempre da algo del Cielo el que al Cielo Dios lo trae.

Siempre te deja un pensar para que tú a Dios ames.

Es la Presencia de Dios cuando sus palabras salen diciendo: “me ha dicho Dios que las diga y no las calle”.

Esto te frena el pecado y te hace que a Dios ames.

Dijo uno:

Si esto lo dicen en Gloria, ¿cómo callar y ocultarte, dando silencio a un Dios Único, Poderoso en espíritus y carne?

Que si tú quieres quererlo, Él te quiere; y si tú no Lo quieres, Él te deja, sin obligarte a quererlo.

Él te deja, y si tú un día Lo llamas diciendo: “Señor Te quiero”, Él nunca te recordará el tiempo que estuvo Él sufriendo.

Esto Él lo cambia para que tú vayas diciendo: “tuve tiempo que no amé a Dios, pero hoy, sin Él yo muero”.

Pero esto tienes que decirlo antes de que muera tu cuerpo.

Desperté, oí:

Oír hablar al que Dios trae
para Enseñanza, a su Gloria,
te da Paz, te frena el pecado
y hace que chico veas el sufrimiento.

¡Cómo callar este bien
que sirve de curación
para el espíritu y para el cuerpo!

¡Cuántos quedarán curados
sin ellos mismos saberlo!

¡Cuántos notarán la Paz
después de oír decir:
“esto dice Dios en el Cielo”.

Esto se ve la Verdad
cuando leas tú
queriendo saber Verdad.

Cuando compares Palabras
que dichas por Dios están.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pág. 212-213