miércoles, 21 de mayo de 2014

“Para que conozcáis a los espíritus que están en mi contra”

En Sueño Profético decían:

Dijo Jesús a los Discípulos una mañana que iban a cumplir su Mando:

“El que más os busque y más se alegre de veros, más cree en mi Padre y que Yo de Él vengo. El que todo lo dé por Mí, sabe que Yo no lo dejo. El que Me pida el Perdón, ya ha pensado en mi Gloria y Yo a mi Gloria lo llevo, cuando el espíritu se canse de llevar al cuerpo”.

“Llevaréis Paz, y donde no la quieran, ya lo notarán vuestros cuerpos; que esto es lo que os hará pensar: “aquí no quieren al Maestro”.

“Pero alegradse, porque mi Padre ha hecho que conozcáis a los espíritus que están en mi contra, que unas veces los conoceréis y otras veces quedaréis engañados aunque sea por poco tiempo; que esto deja mi Padre que pase para que aprendáis a conocerlos”.


Desperté, oí:

Ya cogían su caminar,
y según les iba pasando,
oías al Maestro nombrar.

Esta Enseñanza servía,
para que el que quería al Maestro,
ya hacer el mal no pudiera.

El que oía estas Palabras
dichas por el Maestro,
tenía que reformarse si algo
había de maldad por dentro.

“El que todo dé por Mí,
sabe que Yo no le dejo”.

“El que Me pida el Perdón,
ya ha pensado en mi Gloria
y Yo a mi Gloria lo llevo,
cuando el espíritu se canse
de llevar al cuerpo”.


Estas Palabras han sido
dichas al espíritu sólo,
y luego al espíritu con cuerpo.

Para dar confirmación
al Sueño Profético,
que es Comunicación de Dios.


***

Libro 15 - Hechos de Jesús Perdidos, Hoy Dictados en Gloria - Tomo III - Pág. 248-249-250