domingo, 29 de junio de 2014

El hombre pide a gritos la condena Eterna

En Sueño Profético decían:

Hay quien vive la alegría porque cree que esta Comunicación está muerta. Y hay quien tiene la postura esperando ver en qué queda, reservando su dinero o categoría que tenga. Que uniendo estas dos cosas se cogía buena cosecha.

Dijo uno:

Dios les deja Libertad y el hombre pide a gritos la condena, pero Eterna. Y es poco, si comparas cómo el hombre recibió su Venida con estas Palabras que día a día escritas quedan con justificantes.

Tiene Aquí más condena y menos justificación el no acudir, y hace más daño.

Antes de su Venida estaba la cultura escasa y poco se conocía, y ni de ella se hablaba, porque si no la entendían, el culto quedaba oculto y de nada le servía.

Pero hoy, en el siglo que el hombre vive para el invento material y el fracaso del espíritu, tiene más responsabilidad el no acudir a ver la Verdad, que tanto bien espiritual y material podía hacer de vivirla el hombre.

Desperté, oí:

Si el hombre oyera a diario
la Palabra que Dios manda,
pensaba en el mal que hacía
y se corregía sus faltas.

¡Qué cierto que si en su Venida
el hombre lo hizo mal,
peor lo sigue haciendo!

La cultura y el adelanto
tienen más condena
cuando hacen lo malo.

Que lo malo es no enseñar
lo que Dios tiene mandado.

Por bueno que sea el hombre,
si de Dios no va enseñando,
retírale tu amistad,
que su espíritu
lleva mando del diablo.

Y di tres veces “Señor”,
y sientes el Espíritu Santo.

Que es el Poder de Dios
retirándote de lo malo.


***

Libro 20 - La Palabra del Creador - Tomo II - Pag. 175-176