domingo, 1 de junio de 2014

Gran barrera que el hombre tiene en desprecio

En Sueño Profético me veía andando. Cuando anduve unos metros miré para abajo, pero no veía pies ni suelo. Era algo espeso que mantenía el cuerpo. Pero seguía andando y otra vez miré abajo, pero no veía pies. Esto es difícil de explicarlo.

Dijo una voz con el Poder que Dios le estaba dando:

Aquí no hay cuerpo porque no existe el pecado. Aquí entra el espíritu cuando al cuerpo ya ha dejado.

Todos los que veas con cuerpo, es imagen que Dios hace como el cuerpo que tuvieron, para poder explicar espíritu  primero a la carne. Luego, Dios da entendimiento para que esta Visión sea comprendida, respetada, alabada y cundida para que sea Enseñanza.

Esto es una gran barrera que el hombre tiene en desprecio por dudar que el espíritu es inmortal. Y es el que, cuando muere el cuerpo, cuentas tiene que entregar.

Desperté, oí:

Aquí no puede decir el hombre: “¡Bueno! Y ¿cómo sabemos que Esto baja del Cielo a la Tierra?”.

¿Quién puede inventar un Escrito igual a éste, sin poder llegar a Palabras reformar?

¿Y quién tiene la constancia de escribir estos Escritos para ser censurado y maltratado?

Este sentir sin materia, si no te lo van diciendo, ¿cómo poder describir vivir sin cuerpo, vivir sin firme?

Vivir viendo lo que tú no quieres que sepa nadie, lo que tú tienes en secreto.

Esto, Dios, cuando vives su Gloria, te hace imagen.

Unas veces para ti. Otras es justificar que Dios a Gloria te trae.


***

Libro 19 - Dios Manda en Su Gloria que Enseñen - Tomo III - Pag. 72-73-74