viernes, 3 de abril de 2015

Acerca más a Dios la acción que la palabra

En Sueño Profético decían:

Acerca más a Dios la acción que la palabra. Y el Amor y la Paciencia enseñan a ir por el Camino de Dios.

Practicar la Caridad te hace que vivas con menos que otros, que no la practican, necesitan.

Tendrás Fe cuando a Dios le des tus palabras, diciendo: “Señor, Tú eres Dueño de mí, y como Dueño, Tú haces lo que quieras de mí. Mándame con el Mandar de tu Gloria, que yo te serviré lo que otros te niegan”. Esto es Fe y vivir confiando en Dios. Esto es vivir despreocupado de los tormentos que no pueden venir de Dios.

Dijo Juan de Dios:

El que viva de compañero con la Caridad, qué poco necesita, cuánto le da Dios, y qué reposo tan grande tiene su espíritu; aunque es un reposo sin descanso, por saber que el enfermo necesita tu aliento. ¡Es tan difícil explicar reposo sin descanso! ¡Es tan preciso ir a la cama del enfermo, que yo, sin hacer este vivir, creía que estaba muerto y vivía ya en el Cielo!

Esto prometí yo un día a Dios. Fue hecho este “prometí” un día de calor y en las horas del silencio:

Pasé por una huerta y tuve que parar mis pasos al oír unos lamentos, que en medio de aquel calor, frío sentía tu cuerpo. Aquí refiero las palabras de aquel pedigüeño enfermo:

   ―Señor, no quiero nada de la Tierra, quiero tan sólo Caridad que Tú me mandes del Cielo, que hace días que no pido por estar enfermo.

Me acerqué, y la vivienda era una inservible cuadra que los dueños de la huerta le habían dejado. Le hice preguntas y él me fue contestando. Ya me dijo una palabra, que me vi delante de un Santo:

   ― Siempre he sido feliz con el ganado cuidando. Me servía de alegría, y a veces tuve mi llanto cuando a alguna corderilla la veía cojeando. Pero ahora me tocó a mí, y a nadie le veo llanto. Siempre viví sin familia. ¿Quiere creer que ya me estoy mejorando y no he comido comida?

Se me quedó mirando, y qué exclamación me dio cuando en mi vio el llanto que a Dios le pidió del Cielo.

Desperté, oí:

Tenía que ser Juan de Dios
el que oyera el lamento.

Tenía que ser Juan de Dios,
por servicios estar haciendo
en el frío y en calor.

A muchos enfermos veía,
pero entre los muchos hambrientos,
tenía sus predilectos.

No tenía diferencia
en repartir la comida,
pero le llegaba hondo
aquel que con Dios vivía.

Estaba llamando a Dios
sin saber que Juan iría
por la tapia de la huerta,
que de otro enfermo venía.

Lloraba porque sentía
la soledad y la tristeza,
de que nadie lo quería.

Si vives la Caridad,
tendrá reposo tu espíritu,
y el cuerpo sin descansar.

Esto decía Juan de Dios,
que vivía la Caridad.

JUAN DE DIOS


***

Libro 12 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo II - C4