lunes, 27 de abril de 2015

La alegría es Palabra de Dios

En Sueño Profético decían:

La alegría que va del Camino de Dios, nunca merma, se irá agrandando y a muchos contagiará.

La que no viene de Dios, no dura, te deja cansado y te pone tristeza, y mayoría de veces te une al pecado. Tristeza de un mal, que alegría llamaron.

Son las cosas de la Tierra las que al final son fracaso: risas y gritos sin fondo, sin espera de buen pago. Esto es alegría de la Tierra, y al final, ponerte malo; porque tu mismo dinero te quería fracasado de tu alegría sin fondo. Esto es dinero que sirve para perseguir la Palabra de Dios.

Dijo uno:

Yo aprendí muchas frases que no tenían respuesta ni podías olvidarlas en cualquiera que veías que bien le iba la frase.

Era un hombre, siempre su vivir contento, siempre pensando en el que hacía mal a Dios, en el que otro hombre le deseaba su vivir, porque lo veía vivir contento, con alegría sin Dios. Decía que eso era moneda falsa, que no sabías que era falsa; que ella si lo sabía que no servía para nada, y el dueño le daba buen sitio.

Esto es hombre engañado por una alegría falsa.

Desperté, oí:


La alegría es Palabra de Dios
y hacer lo que a Él Le agrada.

La alegría es hacer el bien
donde veas que hace falta.

La alegría es llegar
al final de tu jornada
y hacerte tu recuento
para ser mejor mañana.

La alegría es saber
dónde te espera pecado,
y tú decir: “¡Ay Dios mío!,
sin tu Luz hubiera pecado”.

La alegría es decir “perdone”,
como Dios tiene mandado.

La alegría es vivir su Presencia
en vivienda humilde
o en gran palacio.   

Que si vives su Presencia,
la alegría te ha quitado
de que desees riquezas.

Todos estos dichos son
de aquel hombre que vivía
siempre Presencia de Dios.

Coge alegría del Cielo,
que es la que da la Vida,
y Dios será tu consuelo.

Lo demás, todo es mentira.

O los años te lo acaban,
o los palos de esa vida.


***

Libro 16 - Dios No Quiere, Permite - Tomo II - C8